Salmos para hacer oración por los hijos

 

Padre Celestial, 

autor de nuestra vida y creador del mundo,

te agradezco infinitamente los hijos que me has dado,

 te ruego que inclines tu mirada hacia ellos,

Cuídalos, ampáralos, protégelos,

te todo los peligros

visibles e invisibles.

No permitas que caigan en tentaciones,

haz que no se dejen influenciar

por personas perversas que quieran hacerle daño.

Ábrele los caminos,

abrígalos con tu Santo manto,

cúbrelos de luz y claridad

para que sepan tomar decisiones acertadas en la vida.

Dales sabiduría y un buen nivel de consciencia

para que sean personas triunfadoras en la vida.

Llena sus corazones

de amor y fe, en ti mi Señor.

No permitas que se derrumben bríndales

tu mano, hazle saber que usted siempre

está con ellos y que en ningún

momento los va a desamparar.

Amén.

Salmo David (143) En ti he puesto mi confianza.

Dios mío, escucha mi plegaria,

y atiende mi ruego.

¡Responde mi clamor, por cuanto eres leal y justo!

te pido que no afrontes a tu siervo,

porque ante tu divina presencia todos somos pecadores.

Mis adversarios me acorralan,

me han humillado contra el suelo,

me quieren forzar a permanecer en la penumbra,

como quienes fallecieron desde hace muchos años.

Me siento absolutamente afligido,

mi corazón se acongoja.

Meditando recuerdo el pasado

y analizo todo lo que ha pasado.

Extiendo mis manos hacia ti,

como tierra árida que necesita del agua.

Señor ¡respóndeme pronto

pues ya se me acaba el tiempo

No me niegues tu ayuda,

porque entonces será como los muertos.

Al amanecer del nuevo día, hazme sentir tu presencia y tu amor,

porque mi confianza está puesta en ti.

Ilumíname y oriéntame para conocer cuál debe

ser mi comportamiento, por cuanto

mis peticiones las dirijo a ti.

Ampárame, Dios mío, de todos mis adversarios,

porque me refugio en ti.

Señor, enséñame a respetar tus designios,

por cuanto mi Dios eres tú.

¡Acompáñame con tu Santo Espíritu

por el camino correcto!

Prevalezca en mí la vida,

Por tu sagrado nombre,!

Dios de mi justicia y de mi salvación

¡Libérame de esta desesperación!

Por cuanto eres leal,

¡Elimina a quienes me adversan!

¡Desarraiga a todos mis enemigos,

por cuanto yo soy tu fiel servidor!

Amén.

¿Qué es un salmo?

La palabra salmo es de origen griego y viene de hacer la conjunción de un instrumento musical y acompañado por cantos al mismo tiempo.

Por eso es bueno rezar salmos que cuiden a nuestros hijos que son las personas más importantes para nosotros y por quienes debemos velar. Recuerda siempre hacer una petición por los hijos con total esperanza y fe de que Dios te escuchará y dará sanidad a tu suplica.

Un salmo religioso es un poema bien estructurado, con rimas que se convierten en cantos y parte de la liturgia religiosa y de los cultos de las iglesias, así por ejemplo encontramos los salmos de David en la cual de una manera muy poética y lírica hace de los salmos cánticos con muchos instrumentos musicales que llegan a lo más profundo de nuestro corazón y espíritu por tan gran elocuencia.

Así vemos por ejemplo en el salmo de David (143) que se refiere a él mismo, destacando que pone toda su confianza en Dios y nos dice de manera elocuente que sólo Dios es la persona que está en su corazón y hace de él la inspiración para escribir estos poemas, en donde enaltece la obediencia, la responsabilidad, el amor, la reciprocidad, la rectitud, son valores que todo los hombres debemos tener.

El salmo religioso tiene un sentido teológico, filosófico, místico y moral, todos ellos se refieren a honrar a Dios sobre todas las cosas, a venerarlo, a quererlo y a respetarlo, nos dice cómo debemos comportarnos y como llevar la vida y nos da enseñanza de cómo vivir, nos enseñan que debemos tener principios éticos y valores morales, debemos aprender a convivir con los demás en sana paz y armonía, ser solidarios, respetuoso, obediente, esta es la forma como Dios quiere que se comporten sus hijos en la tierra.