Oración de sanación para los hijos

 

Oh padre celestial amadísimo Señor,

recurro a ti en este momento, a tus pies

a suplicarte por la sanación de mis hijos,

escucha mi plegaria, mis ruegos y oraciones.

Protéjalos, cuídalos y favorézcalos de todo peligro,

de enfermedades tanto del cuerpo como del alma,

no permita que sus mentes sean débiles antes las propuestas del demonio.

Ayúdalos Señor a no permitir que sus mentes,

alma, espíritu sean vulnerables, no permita que sean

frágiles dales fuerzas y fortaleza para que no caiga en pecado.

Padre mío, tu bondad infinita, y tú gran misericordia

hacen de ellos personas sanas de cuerpo y mente

porque usted está presente en sus corazones, y ellos tienen mucha fe.

Como personas, son débiles y puedes ceder ante las tentaciones,

no permita que pierdan la razón, que estén confundidos

dales fortaleza para que sean fuerte

y puedan superar las adversidades.

Dale todo el apoyo para que su alma, cuerpo,

espíritu reciban tu santa sanación, que no sean personas

que tengan malas vibraciones, indícales

el camino de la claridad dale luz, alegría a sus vidas, fe y amor.

No permita Señor que mis hijos caigan en vicios,

drogadicción, alcoholismo y sexo desenfrenado,

aléjalos de malas compañías, de mente enfermas

y personas malintencionadas lo que hacen es enfermar las mentes y los corazones.

Padre mío, saca de sus corazones el miedo,

los temores, las angustias, la desesperanza

y llénalos de bondad, optimismo, esperanza y amor.

No permita que se dejen vencer por la tristeza y el desánimo,

dale un nivel exacto y reflexivo de las cosas,

aumente su nivel de conciencia y madurez.

Padre celestial, tu nunca nos abandonas,

nos enseñaste que hasta en los momentos más difíciles

estás con nosotros, nos da amor, felicidad, solidaridad,

satisfacción, lealtad y su aumenta nuestros sentimientos religiosos.

Amen.

¿Porque una Oración de Sanción para los hijos? 

La oración de sanación para los hijos, nos permite que se haga una conexión con Dios para que escuche nuestras plegarias y oraciones. Es un acto de espiritualidad de creer y estar convencido de lo que se hace, tener mucha fe, en lo que se le pide, y se le solicita su intervención divina, esto hace que se den las cosas, permite que sane nuestro cuerpo, corazón y alma.

Esta oración de sanación nos lleva a darle gracias al Señor por todo lo bueno, bondadoso que él es con nosotros, nos escucha y nos da las herramientas para que nuestros hijos vivan una vida plena de alegría y felicidad, de amor, en Santa comunicación con él y con nuestros hermanos, debemos hacer la oración con mucha fe, es lo que nos permite obtener la atención de nuestros Señor, concentrarnos, pedirle con vehemencia que salga las palabras de lo más profundo de nuestro corazón, Él no va a dar fuerza y mucha voluntad para tener lo que deseamos, la sanación.

Hoy en día en este mundo convulsionado, lleno de fantasías y anti valores, abarrotado de personas tóxicas, mentes retorcidas, mentirosas, envidiosas sin principios, alejados de Dios, de la iglesia y sin el mínimo respeto por la espiritualidad. Tenemos los católicos un reto muy importante que es crear conciencia, llevar la palabra de Dios, enseñarles el camino para la salvación de su alma.

La sanación es concebida como un acto de fe, de religiosidad, de espiritualidad con Dios en donde pedimos su infinita intervención para la cura de nuestra alma y nuestro cuerpo, él con su infinita misericordia nos ayuda a sanar, Dios con su divina presencia nos ayuda a que desaparezcan los temores, el miedo, nos da fuerza, energía y fortaleza, para seguir en este plano terrenal.

Debemos ser muy sinceros, humildes, transparentes, darle gracias por permitir que nos escuche, él con su divina presencia le da la sanción a la persona que lo solicitan y en especial aquellas que lo hacen con fe y mucho amor, es por ello que nuestros hijos reciben la Santa sanación porque ha sido tocado por la mano milagrosa de nuestro señor Jesucristo.